viernes 03 de diciembre de 2021 - Edición Nº2080
Observador Press » Entrevistas » 30 nov 2018

Huellas en el Desierto- Un grito mudo.

Rachel Unz presentó su libro

La escritora formoseña Rachel Unz presentó su obra literaria “Huellas en el Desierto” . La autora de este libro nació en unas de las localidades del interior formoseño, actualmente vive en la ciudad de Pirané por elección y adopción y ejerce la docencia en dicha localidad.


Por:
OP

FS -¿Qué le motivó a escribir este libro: “Huellas en el desierto”, Un Grito Mudo?

 

RU -Huellas en el desierto es uno de los tantos escritos en mi camino de escritora. Escribo por una necesidad y un impulso natural de hacerlo. “Huellas en el desierto”, surgió como un trayecto que transite para comprender la condición humana. Asombrada por los acontecimientos de este mundo y de mi propio entorno y realidad.  Aprendí a no juzgar la miseria humana, pero necesite comprenderla, encontrar su origen, quizás para el día de mañana poder a mí misma justificarme. De allí que indagué conocer en los demás sus posturas ante la vida, así este libro se convirtió  en un compendio de la diversidad de los aportes anónimos que fui acumulando con el tiempo, con personas de diferentes edades o épocas, cultura, creencias, clase social, ideología  y espacio geográfico.

 

FS- ¿Cuánto tiempo le llevo terminarlo?

RU -Realmente es el segundo libro de la trilogía, pero prioricé publicarlo como el primero. Fueron cuatro años el tiempo que me llevó escribir Huellas en el desierto.

 

FS-¿Qué sensación tiene haberlo logrado?

RU -Este escrito lo tenía archivado por varios años. Al decidir publicarlo no fue una tarea sencilla, en todos los sentidos. Al principio fue una sensación de sentimientos encontrados. Llegar a finalizar la novela me llevo a encontrarme con grandes cambios en mi vida personal, y al publicarlo fue un antes y un después. Fue una despedida, y una bienvenida a otra etapa. En pocas palabras,  la mayor  sensación  de este logro es la libertad plena.

 

FS -¿Por qué no hay marcas cronológicas y contexto geográfico?

RU -Depende desde donde lo miremos. Respecto al año y el país donde aconteció la historia es obviado intencionalmente ese dato, recién en el segundo libro se deja entrever esa información. La intención fue focalizar la mirada sobre el hombre en sentido general e integral. El hombre en todo tiempo y en cualquier lugar del mundo sufre estos mismos hechos, siente y presenta las mismas características. Ímpeto es el nombre del personaje, (Alude al impulso, al ímpetu, al arrebato que todo ser humano) construido para representar la miseria y la riqueza de  parte de la humanidad. En si, como es un monologo interno, es el alma del personaje quien relata su vida, es atemporal. El personaje parte de su presente a los 77 años, contextualiza su relato en su hogar, en una clínica psiquiátrico, en hospital privado, en el mundo, donde ve y siente que es el desierto mismo. Relata su presente, su pasado y hace una proyección de su vida después de la muerte sin seguir con una secuencia ordenada.

 

FS -¿Por qué “Huellas en el desierto”.

RU -Porque con este título resumo lo que llegué a descubrir al finalizar esta obra, y a la vez me permite poner al descubierto ante mis lectores,  que a pesar de vivir en un mundo reinado por la codicia del poder y la ambición desmedida, la maldad, la destrucción, la violencia, la indiferencia, aun así  existen y seguirán existiendo personas maravillosas dotas de valores humanos, de hermandad y paz, y sobre todo de amor y servicio a su semejante. Que no vivieron en vano porque cumplieron su propósito de vida en mantener viva su esencia al cumplir sus sueños que les permitirá trascender con su legado dejando huellas para transitar el camino del bien.

 

FS -¿Cuál es su momento propicio para escribir?

RU -Escribo con mayor frecuencia en otoño. Pero generalmente  el momento se da sin estar limitado por el espacio ni el tiempo, por sí solo  cuando es invadida por la voz del silencio: el de la inspiración.

 

FS -¿Viene algo más después?

RU -Como esta novela es la primera de una trilogía, a fin de año se presentara la segunda bajo el título: “Espérame Mientras Escribo”, y ha mediado de Julio de 2.019 la última parte: “El despertar de un sueño”. Cada obra tiene su propia impronta, su propia individualidad e identidad, de allí que  estos tiempos están contemplados, de tal manera de dar a cada obra su espacio y momento exclusivo para ser examinado y disfrutado por el lector con  la riqueza que puede ofrecer. Pero simplemente al finalizar la lectura de los tres, se podrá comprender y visualizar con mayor claridad la cohesión de los hechos  relatados en la novela.

 

FS –Unos de los temas que atraviesan su obra es la crisis existencial ¿Que considera que provoca la crisis existencial?

RU -Una oportunidad de cambio. Un replanteamiento de la existencia humana, del sentido de la vida y la dirección hacia donde se dirige el destino. Podría ampliar, pero en la novela el personaje  principal lo representa  y lo describe con mayor claridad y profundidad.

 

FS- ¿Hay vida después de la muerte?

RU -¡Quien no se ha hecho esa pregunta!,  está en la creencia y responsabilidad  personal imprimir una posible respuesta. Cada cual con su opinión. En el libro me desprendo en partes de la subjetividad y dejo en manos de mi personaje principal contestar estas clases de preguntas, porque aquí importa, no lo que yo piense, sino lo que mi personaje construyo para transmitir.  Al personaje principal no lo construí en base a mi conocimiento, creencias ni experiencias, sino en base a la inspiración y al relato de muchas personas; cobro vida propia, con pensamientos y sentimientos propios.  El alude que el concepto de muerte no se limita a la muerte física: “Hay mil formas de morir, y una sola de vivir”. Varios fragmentos del libro amplían esta afirmación, a quien le interesa invito a leerlo.

 

FS -¿Este año huellas en el desierto estuvo en la feria internacional del libro en Buenos Aires?

RU -Sí, este año la Editorial Dunken  presentó, entre los demás libros publicados en el 2.017, a “Huellas en el desierto” como una novedad de la editorial.

FS -¿Qué otros sueños tiene?

RU -Todos mis sueños siempre tuvieron un sentido humanitario. Aun me queda sueños por cumplir, pero todo lo haré a su tiempo, de estoy segura. Mis mayores sueños son los que se inclinan a servir a mis semejantes, sin limitación a un espacio geográfico, credo, raza ni clases sociales. Siento que hay tanto por hacer y dar en este mundo que no me interesan los sueños individualistas, egoístas y mezquinos.

 

FS -En estos tiempos en que la cultura esta banalizada ¿Cómo considera que hay que visibilizar su esencia?

RU -La única forma en que encontré visibilizar la esencia de la cultura es  a través del arte, en todas sus manifestaciones. El arte es el único lenguaje universal de la humanidad que puede conectarse con nuestra propia esencia, no se interpreta se revela ante quienes pueden ver con los ojos del alma, y la nobleza del corazón.

 

FS -¿Cuál es el límite entre la cordura y la locura?

RU - La verdad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: