viernes 03 de diciembre de 2021 - Edición Nº2080
Observador Press » Opinión » 11 dic 2018

El Espíritu navideño


Por:
OP

Cuando llega el mes de Diciembre comenzamos a cerrar etapas, para prepararnos  en el inicio de un nuevo año, hace su aparición en el consciente colectivo la idea de la navidad y del  espíritu navideño, en muchas ocasiones nos detenemos a reflexionar y hacer un balance de nuestras vidas, qué fue mejor o peor pero, quiero detenerme en el “espíritu de la navidad”.

El espíritu navideño es ese clima emocional  dominante que se siente en  el ambiente cuando se acercan las fiestas de fin de año, es motivo de reunión familiar, es un clima  marcado por la bondad que hasta las personas malas se hacen un poco buenas y las actitudes solidarias se hacen presente para ayudar a los más desvalidos  y se deja de lado el individualismo reduciendo el egoísmo y se potencia el bien común como, la paz, el amor ,  la bondad, el perdón  que son valores humanos que se intensifican durante la navidad y se reflejan en el ámbito laboral, familiar, los amigos, y por qué no el virtual en el que fluyen los buenos deseos a través de las frases optimistas en las redes sociales.

El espíritu navideño es un tiempo marcado por las tradiciones y la familia, donde las distancias se acortan para reunirse, el agradecimiento a la vida al igual que el amor son valores que  vinculan sus raíces con el valor de la familia, otro de los valores no menos importante es el perdón que también acompaña al espíritu navideño porque son muchos los reencuentros que se producen en esta época después de un alejamiento, limando las diferencias y desprendiéndose  de los rencores.

Sin embargo también hace su aparición, el mercadeo que hacen con estas fiestas, en donde la navidad es usada como un bien de consumo y nos venden a Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, cuando en realidad el motivo de la navidad es festejar el nacimiento de Jesús y es Jesús el que debe ser agasajado y no papá Noel que es el producto de una herramienta comercial, en el siglo XIX un frigorífico estadounidense realizo una publicidad e   incorporó la tradición de que papá Noel venia del polo norte y se popularizó los renos navideños como medio de transporte de Santa Claus o papá Noel. En 1930 coca cola adquirió los derechos de esa publicidad, entonces la vestimenta del viejito regalón eran de color verde, aprovechando esta pieza publicitaria, los marketing de la gaseosa aprovecharon la oportunidad para vestirlo de rojo y blanco, tal como lo conocemos hoy.

Por eso hay que ser cuidadoso para consumir todo lo que el mercado ofrece, si no atenemos a las tradiciones familiares y cristianas nuestro símbolo navideño debe ser el pesebre o el arbolito que simboliza la vida eterna y su forma triangular a la Santísima Trinidad e incluye a todas aquellas personas que profesan otros credos.

La palabra navidad deriva del latín “Nativitas” que significa nacimiento y es unas de las principales fiestas cristianas que marcan el Nacimiento de Jesús, el espíritu navideño es Jesús que se hace presente desde el corazón de la humanidad. Papá Noel es el símbolo de un mercado que hace vender mucho más en esta época del año.

Sería un sueño  que el espíritu navideño dure todo el año, y no que desaparezca en enero o febrero, pero eso depende de cada uno de nosotros y si tomáramos conciencia y practicamos la paz, la bondad, el amor, la solidaridad, el perdón  seriamos más felices, si amaramos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, el mundo sería distinto. El espíritu navideño está en nosotros, no se trata de abrir regalos, se trata de abrir nuestro corazón.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: