viernes 03 de diciembre de 2021 - Edición Nº2080
Observador Press » Arte y Cultura » 21 dic 2018

Llegó a Pirané el nuevo párroco

Luis Canesin se hizo cargo de la comunidad católica

Es fácil simpatizar con la figura sencilla, pícara y bondadosa de “El Padrecito” personificada por Cantinflas. Es inspiradora la vida del padre Miguel Pro, quien dio su vida por Cristo. Y es problemática la figura del sacerdote en la novela “El Poder y la Gloria” de Graham Green. Pero el sacerdote ni es un personaje de película o de novela ni es necesariamente un santo de altar. Es un hombre que piensa, sufre, tiene sus altos y bajos, llora, sueña y vive su mundo emocional como los demás.


Por:
PMP

Tiene la gracia sacramental de la ordenación y la vocación de ser instrumento de la salvación, pero en ningún momento deja de ser un ser humano limitado y también pecador.

Días atrás el primer mandatario de los piranenses Juan Domingo Zaragoza, recibió en su despacho la visita para despedirse del Padre Antonio Caballero quién estuvo al frente de la comunidad católica de Pirané más de cinco años y por decisión del Obispado de Formosa toma un nuevo destino.

Al mismo tiempo estuvo acompañado por el nuevo párroco de la “Parroquia Santa Rosa de Lima” Padre Luís Canesin, quién ya tomo posesión de su nueva función pastoral. Como todo ser humano experimenta el temor de ser rechazado, analizado y observado de la coronilla a los pies por los parroquianos piranenses, preguntándose ¿Me aceptaran?, llega con muchas ganas de servir, de hacer grande la parroquia y su comunidad, de enseñar la fe y celebrar los sacramentos, porque es lo que lleva en el corazón.

El sacerdote Antonio Caballero deja la parroquia después de haber servido en ella por varios años porque el Obispo lo ha transferido a otra función pastoral. Se fue de Pirané con el corazón lleno de tristeza porque se le pidió dejar la que hasta hace unos días había sido su familia. Trabajó, tejió relaciones, construyó, organizó, y ahora deja todos esos años al que llega.

Esta es la dinámica de nuestra estructura parroquial, el sacerdote puede ser trasladado a otra parroquia después de seis años, los motivos por los que se cambia a un sacerdote de parroquia son varios: además del término de los años, apenas indicado, hay otras razones como motivos de salud, de conveniencia para la parroquia, cuestiones personales, necesidades de la diócesis, aptitudes para un ministerio específico, e incluso situación geográfica, entre otros, que hacen conveniente o necesario un cambio anticipado.

En éste sentido el jefe comunal expresó: “Yo quisiera invitar a los parroquianos a abrir el corazón al que llega y a mantener en sus oraciones al que se va después de haber servido y entregado años de su vida. Soy consciente de que los fieles también sufren la incertidumbre en relación al que llega y el dolor de despedir a un hermano y amigo.

Continuó diciendo: “Como funcionario deseo que lo recibamos a nuestro nuevo párroco con fe”, al tiempo que manifestó: “Estar a su entera disposición y al servicio del nuevo sacerdote para colaborar con la Parroquia.”

Pidiendo además que: “Desde la Iglesia lo ayude a cuidar ciertos valores y si él como Intendente o algunos de sus funcionarios se están equivocando en el cuidado de la comunidad, está siempre predispuesto a generar un ámbito de diálogo y cuando haya una opinión de parte de la Iglesia Católica sobre determinada acción de cómo hay que encausarla queda el compromiso de continuar esta acción como lo hizo con el Padre Antonio Caballero.”

Canesin y Zaragoza, se pusieron de acuerdo en el accionar en conjunto que tiene que haber como instituciones y tener la mejor relación posible en beneficio de cuidar el Espíritu del piranense y ver como se contiene a los jóvenes en especial.

La parroquia y el oficio de párroco

Nuestro templo es una iglesia en camino, en movimiento, que es constantemente agitada por el viento impetuoso del Espíritu. Los sacerdotes son parte de esta dinámica de misión y crecimiento para evangelizar y dirigir las comunidades católicas, el párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confía y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del Obispo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: